Telefónica

Las viejas matildes vivieron su momento más álgido en la burbuja tecnológica del año 2000, cuando llegaron a rondar los 30 euros por acción. Veinte años más tarde, su precio se ha reducido en un 80% y presenta resistencias muy importantes en el largo plazo como vemos en el gráfico mesual.

Durante los mínimos de marzo la acción hizo suelos justo por encima de los 3 euros y medio, y esos son los soportes a vigilar actualmente en el valor. Como vemos en el siguiente gráfico, el valor presenta un hueco por encima en los 5 euros. Rellenar ese hueco sería la primera señal de fortaleza para continuar el ascenso a los 6 euros, nivel coincidente con la media móvil diaria de 200 sesiones.

En cualquier caso, la tendencia de largo plazo es claramente bajista y no se espera que nada cambie, menos en las circunstancias actuales. Valor, por lo tanto, únicamente para beneficiarse de rebotes puntuales en caso de acercarse a los soportes de marzo.