Ibex, Dax, S&P y Nasdaq: perspectivas agosto, septiembre y octubre

El patito feo

Comenzamos por el Ibex que sin duda merece una mención especial al ser la auténtica cruz entre todos los índices en los últimos meses.

Se puede apreciar en el siguiente gráfico como el índice apenas ha llegado siquiera a alcanzar el nivel de rebote del 50% de Fibonacci, mientras que el resto de índices europeos han vuelto casi al punto de partida de máximos de febrero. Esos niveles, coinciden además con el hueco que dejó en su caída el 9 de marzo en niveles próximos a los 8.000 puntos. Por lo tanto, resistencias importantes de las que actualmente está algo lejos, por lo que hasta que no cierre dicho hueco no vemos un posible cambio de tendencia en el medio plazo.

Los múltiples motivos que pesan sobre el índice español son de todos conocidos: índice sobreponderado en un sector bancario en decadencia, país muy dependiente del sector turístico y gobierno poco proclive a tomar medidas laxas de carácter fiscal para el apoyo a las empresas.

Sin embargo, sí tenemos una noticia menos pesimista sobre el índice español. Si analizamos la tendencia de largo plazo del Ibex total return (con dividendos incluidos), parece que los mínimos ya los pudimos tocar en marzo, ya que fue justo a pararse en esa tendencia que comienza nada más y nada menos que a principios de los 90, como observamos en el gráfico más abajo:

Por lo tanto, esperamos nuevas bajadas para los próximos meses siguiendo la tendencia general de los mercados, por lo que es más que posible que el Ibex vaya de nuevo a buscar los suelos de marzo. Sin embargo, no esperamos que rompan esos suelos, o como mucho que la ruptura sea simplemente una dilatación a los niveles de 2002 que genere oportunidades de compra para los inversores más atrevidos.

La locomotora europea

El Dax alemán está siendo el índice europeo con mejor comportamiento desde que comenzó la crisis sanitaria.

Como se muestra en el siguiente gráfico, el índice ha tenido una recuperación que le ha llevado a niveles casi previos de la caída iniciada en el mes de febrero. Estos niveles se pueden considerar extraordinarios teniendo en cuenta los datos empresariales y de perspectivas de PIB del país para este año (-7%). Sin embargo, no hay duda de que el apoyo del BCE enchufando liquidez a los mercados, es responsable en gran medida de esta situación.

Sin embargo, aún le queda un último e importante hueco por cerrar en los 13.250 y ahí parece que se ha parado por el momento. Podemos ver la situación en el gráfico anterior.

Hay que destacar que la recuperación que ha tenido el mercado se puede calificar de muy sorprendente. Nunca antes hemos tenido una situación que con previsiones de crecimiento tan negativas el mercado haya vuelto a niveles en los que se disfrutaba de un crecimiento positivo. Sin duda los tipos negativos y el BCE, que esta vez ha tenido una respuesta mucho más dinámica que en anteriores crisis, han posibilitado estos precios «irreales».

Por lo tanto, a pesar de la gran recuperación, esperamos nuevas caídas para el índice en los próximos meses buscando incluso niveles cercanos a los mínimos de marzo. Posibles rebrotes del covid, resultados empresariales muy negativos y próximas elecciones americanas no invitan al optimismo. En cualquier caso, y como vemos en el siguiente gráfico, descartamos que se ponga en peligro la tendencia alcista de largo plazo que viene desde principios de siglo y que se encuentra alrededor de los 8.000 puntos.

Líderes mundiales

El S&P 500 ha conseguido rebotar hasta niveles muy cercanos a los previos de la crisis. Al igual que ha sucedido con el Dax alemán, se ha parado en el hueco semanal de finales de febrero.

Evidentemente, nada es casual. A pesar de los altos niveles de desempleo que ha originado la crisis y la preocupante caída de la producción, las gigantescas ayudas económicas y fiscales del gobierno y las inyecciones de liquidez de la Reserva federal, han propiciado que los mercados estén a día de hoy cerca del nivel de los 3.300 puntos.

En cualquier caso, dada la situación actual y tras el importante rebote, no parece que la fiesta vaya a continuar tan fácilmente. La llegada de los meses estivales, las elecciones a la vuelta de la esquina donde Trump parte con clara desventaja, y la reaparición de la guerra comercial con China por la nueva supremacía post-covid, invitan más a pensar a una recogida de beneficios durante los próximos meses.

El futuro del siglo XXI

Si el S&P 500 o el Dax alemán han tenido una recuperación extraordinaria y han completado casi una vuelta en V durante la crisis, del Nasdaq simplemente podemos decir que juega otra liga. No hay más que mirar el siguiente gráfico para ver como ha superado los máximos históricos de febrero de forma clara.

El siguiente gráfico muestra el índice a largo plazo con una tendencia alcista impecable y con el único pero de que tras el último ascenso vertiginoso lo más probable es que toque de nuevo una corrección.

La explicación de este ascenso solo se puede explicar si nos fijamos en sus principales componentes: Amazon, Apple y Alphabet (Google). Sin duda alguna estamos ante la era de la tecnología y este índice es quien mejor la representa. Por lo tanto, cualquier nueva caída significativa en el mismo es sinónimo de una gran oportunidad de subirse al carro. Muy probablemente tengamos alguna en los próximos meses.

1.028 visitas

6 respuestas a «Ibex, Dax, S&P y Nasdaq: perspectivas agosto, septiembre y octubre»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.