Ibex-35

El patito feo

Mención especial merece el comportamiento del Ibex, la auténtica cruz entre todos los índices en los cuatro últimos meses.

Se puede apreciar en el siguiente gráfico como el índice apenas ha llegado siquiera a alcanzar el nivel de rebote del 50% de Fibonacci, mientras que el resto de índices europeos han vuelto casi al punto de partida de máximos de febrero. Esos niveles, coinciden además con el hueco que dejó en su caída el 9 de marzo en niveles próximos a los 8.000 puntos. Por lo tanto, resistencias importantes de las que actualmente está algo lejos, por lo que hasta que no cierre dicho hueco no vemos un posible cambio de tendencia en el medio plazo.

Los múltiples motivos que pesan sobre el índice español son de todos conocidos: índice sobreponderado en un sector bancario en decadencia, país muy dependiente del sector turístico y gobierno poco proclive a tomar medidas laxas de carácter fiscal para el apoyo a las empresas.

Sin embargo, sí tenemos una noticia menos pesimista sobre el índice español. Si analizamos la tendencia de largo plazo del Ibex total return (con dividendos incluidos), parece que los mínimos ya los pudimos tocar en marzo, ya que fue justo a pararse en esa tendencia que comienza nada más y nada menos que a principios de los 90, como observamos en el gráfico más abajo:

Por lo tanto, esperamos nuevas bajadas para los próximos meses siguiendo la tendencia general de los mercados, por lo que es más que posible que el Ibex vaya de nuevo a buscar los suelos de marzo. Sin embargo, no esperamos que rompan esos suelos, o como mucho que la ruptura sea simplemente una dilatación a los niveles de 2002 que genere oportunidades de compra para los inversores más atrevidos.