Dos valores con buenas perspectivas en el Ibex

ACCIONA

Acciona es un valor para tener en cuenta de cara al futuro. Hasta la crisis sanitaria la acción había doblado su precio en el mercado en los últimos dos años y, sin embargo, en la caída ha calcado a su índice de referencia, llegando a aguantar bien los niveles del pasado año.

En el gráfico semanal anterior de los últimos cinco años, podemos ver como el precio se ha apoyado claramente en la media móvil de 200 sesiones. En los últimos días, el valor no ha podido con la resistencias simbólica de los 100 euros, por lo que sería probable esperar una nueva caída a los niveles de los 80 euros, lo cual sería una buena oportunidad de entrada.

En caso de un empeoramiento más acusado de la situación general de los mercados podríamos esperar el valor en precios de 70 euros, donde se encuentra su media móvil mensual de 200 sesiones y que ha hecho de soporte de forma significativa en tres ocasiones durante el segundo semestre de 2018.

Actualmente, la empresa cuenta con una cartera de contratos por un valor de casi 12.000 millones de euros. Los más recientes el contrato para la ampliación del metro de Vancouver en consorcio con la italiana Ghella, y obras de carretera en Polonia.

GAMESA

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es GAM-largo-plazo-1024x510.png

Después de ser el valor estrella de la bolsa española entre los años 2013 y 2016, Gamesa ha vuelto este mes a recuperar la tendencia alcista tras romper las resistencias de los 16 euros que llevaba más de un año sin conseguir superar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gamesa-1024x576.png

Como podemos ver en el gráfico anterior, el valor se apoyó durante 2008 en la media móvil de 200 sesiones creando un doble suelo en 9 euros de los que se ha impulsado hasta llegar casi a los 20 euros en este mes de julio.

A pesar de tener algunos contratiempos recientes debido a los retrasos de sus proyectos en el norte de Europa, la ralentización de sus operaciones en India y los problemas derivados de la pandemia, contar con una cartera de pedidos récord le ha posibilitado recuperar la senda alcista.

Debido a la sobrecompra existente tras su rotura durante este mes de la resistencia de los 16 euros, no creemos que supere la siguiente de los 22 euros a la primera (aún no ha podido con los 20 euros). Es probable que primero viniera de nuevo a apoyarse a los 16-17 euros que ahora se convierten en soporte para coger fuerza y volver a seguir con la línea ascendente. Por lo tanto, cualquier retroceso desde los 19 euros en los que cotiza actualmente sería una buen momento para subirse al carro.

393 visitas

Ibex, Dax, S&P y Nasdaq: perspectivas agosto, septiembre y octubre

El patito feo

Comenzamos por el Ibex que sin duda merece una mención especial al ser la auténtica cruz entre todos los índices en los últimos meses.

Se puede apreciar en el siguiente gráfico como el índice apenas ha llegado siquiera a alcanzar el nivel de rebote del 50% de Fibonacci, mientras que el resto de índices europeos han vuelto casi al punto de partida de máximos de febrero. Esos niveles, coinciden además con el hueco que dejó en su caída el 9 de marzo en niveles próximos a los 8.000 puntos. Por lo tanto, resistencias importantes de las que actualmente está algo lejos, por lo que hasta que no cierre dicho hueco no vemos un posible cambio de tendencia en el medio plazo.

Los múltiples motivos que pesan sobre el índice español son de todos conocidos: índice sobreponderado en un sector bancario en decadencia, país muy dependiente del sector turístico y gobierno poco proclive a tomar medidas laxas de carácter fiscal para el apoyo a las empresas.

Sin embargo, sí tenemos una noticia menos pesimista sobre el índice español. Si analizamos la tendencia de largo plazo del Ibex total return (con dividendos incluidos), parece que los mínimos ya los pudimos tocar en marzo, ya que fue justo a pararse en esa tendencia que comienza nada más y nada menos que a principios de los 90, como observamos en el gráfico más abajo:

Por lo tanto, esperamos nuevas bajadas para los próximos meses siguiendo la tendencia general de los mercados, por lo que es más que posible que el Ibex vaya de nuevo a buscar los suelos de marzo. Sin embargo, no esperamos que rompan esos suelos, o como mucho que la ruptura sea simplemente una dilatación a los niveles de 2002 que genere oportunidades de compra para los inversores más atrevidos.

La locomotora europea

El Dax alemán está siendo el índice europeo con mejor comportamiento desde que comenzó la crisis sanitaria.

Como se muestra en el siguiente gráfico, el índice ha tenido una recuperación que le ha llevado a niveles casi previos de la caída iniciada en el mes de febrero. Estos niveles se pueden considerar extraordinarios teniendo en cuenta los datos empresariales y de perspectivas de PIB del país para este año (-7%). Sin embargo, no hay duda de que el apoyo del BCE enchufando liquidez a los mercados, es responsable en gran medida de esta situación.

Sin embargo, aún le queda un último e importante hueco por cerrar en los 13.250 y ahí parece que se ha parado por el momento. Podemos ver la situación en el gráfico anterior.

Hay que destacar que la recuperación que ha tenido el mercado se puede calificar de muy sorprendente. Nunca antes hemos tenido una situación que con previsiones de crecimiento tan negativas el mercado haya vuelto a niveles en los que se disfrutaba de un crecimiento positivo. Sin duda los tipos negativos y el BCE, que esta vez ha tenido una respuesta mucho más dinámica que en anteriores crisis, han posibilitado estos precios «irreales».

Por lo tanto, a pesar de la gran recuperación, esperamos nuevas caídas para el índice en los próximos meses buscando incluso niveles cercanos a los mínimos de marzo. Posibles rebrotes del covid, resultados empresariales muy negativos y próximas elecciones americanas no invitan al optimismo. En cualquier caso, y como vemos en el siguiente gráfico, descartamos que se ponga en peligro la tendencia alcista de largo plazo que viene desde principios de siglo y que se encuentra alrededor de los 8.000 puntos.

Líderes mundiales

El S&P 500 ha conseguido rebotar hasta niveles muy cercanos a los previos de la crisis. Al igual que ha sucedido con el Dax alemán, se ha parado en el hueco semanal de finales de febrero.

Evidentemente, nada es casual. A pesar de los altos niveles de desempleo que ha originado la crisis y la preocupante caída de la producción, las gigantescas ayudas económicas y fiscales del gobierno y las inyecciones de liquidez de la Reserva federal, han propiciado que los mercados estén a día de hoy cerca del nivel de los 3.300 puntos.

En cualquier caso, dada la situación actual y tras el importante rebote, no parece que la fiesta vaya a continuar tan fácilmente. La llegada de los meses estivales, las elecciones a la vuelta de la esquina donde Trump parte con clara desventaja, y la reaparición de la guerra comercial con China por la nueva supremacía post-covid, invitan más a pensar a una recogida de beneficios durante los próximos meses.

El futuro del siglo XXI

Si el S&P 500 o el Dax alemán han tenido una recuperación extraordinaria y han completado casi una vuelta en V durante la crisis, del Nasdaq simplemente podemos decir que juega otra liga. No hay más que mirar el siguiente gráfico para ver como ha superado los máximos históricos de febrero de forma clara.

El siguiente gráfico muestra el índice a largo plazo con una tendencia alcista impecable y con el único pero de que tras el último ascenso vertiginoso lo más probable es que toque de nuevo una corrección.

La explicación de este ascenso solo se puede explicar si nos fijamos en sus principales componentes: Amazon, Apple y Alphabet (Google). Sin duda alguna estamos ante la era de la tecnología y este índice es quien mejor la representa. Por lo tanto, cualquier nueva caída significativa en el mismo es sinónimo de una gran oportunidad de subirse al carro. Muy probablemente tengamos alguna en los próximos meses.

1.058 visitas

DÍA- 2º trimestre: se ve la luz al final del túnel.

En el último artículo que publicaba sobre este valor se acababan de publicar los resultados del 1T. A pesar de la salida del pozo, la compañía continuaba con pérdidas importantes y, tras un rally considerable durante el periodo del confinamiento, se producía una toma de beneficios.

Tal como comentábamos, era probable que el valor fuera a buscar el 38% de retroceso de Fibonacci de toda la subida desde marzo, para posteriormente buscar un canal lateral. No ha distado la situación demasiado de la prevista, ya que el valor ha ido recortando suavemente para caer ligeramente por debajo del retroceso indicado, funcionando los soportes de 0,105-0,11 euros, antiguas resistencias.

Esta semana se espera una previsión de las ventas del 2º trimestre y la noticia no puede ser más que positiva. En base a los estudios de consumos realizados durante este periodo, podríamos esperar un aumento de las ventas de alrededor del 20% respecto al 1T, lo que nos lleven a unos ingresos por ventas que estén entre 1.900-1.950 millones de euros. La cuota de mercado de Día subió durante el periodo del confinamiento gracias al volumen de tiendas de proximidad y al buen funcionamiento de su canal on-line, para luego volver a caer una vez levantado el mismo a los niveles del 1T. Sin duda el gran desafío de la empresa para el próximo año: volver a recuperar las cuotas del 7-8% de las que gozaba hace apenas un par de años y que se complica con la aparición de los supermercados regionales que van ganando cuota poco a poco.

Los resultados se harán esperar más tiempo. La empresa no confirma fecha, pero entre finales de julio y primeros de agosto conoceremos la más que presumible mejoría de las cuentas.

En el 1º trimestre, casi la mitad de las pérdidas totales se explicaban por la devaluación del real brasileño respecto al euro, lo cual afectaba significativamente a los gastos financieros. Durante este segundo trimestre, el real se ha vuelto a depreciar, pero de una manera mucho más leve, lo cual será la gran clave junto al incremento de ventas para una mejora de los resultados en este periodo.

La única partida que va a restar de forma más significativa en los beneficios para este trimestre serán los gastos extras por el covid-19, debido a la toma de medidas de seguridad y aumento de salarios. Sin esperar que sea especialmente significativa, sí impedirá tener una mejor foto de cara al informe de la cuanta de PyG.

Con todo esto, podemos esperar unos resultados que arrojen una pérdida de unos 60 millones de euros en el 2º trimestre y unos 200 millones si contabilizamos lo que llevamos de año 2020. La dirección no ha querido dar una fecha de entrada en beneficios de la empresa, pero si se confirman estas estimaciones, podemos comenzar a ver la luz al final del túnel. En cualquier caso, queda un mundo por recorrer aún de cara a la mejora en la cuota de mercado y a una mayor eficiencia de las tiendas.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, no sería de extrañar que de cumplirse los pronósticos el precio de la acción pueda ir de nuevo a buscar las resistencias de los ya famosos 0,15 euros.

Queda, sin embargo, una incógnita aún importante por resolver, y que no es más que la refinanciación de la deuda que comienza a vencer el próximo año y para lo cual se ha contratado a Goldman Sachs. Las condiciones del mercado en estos momentos no son las mejores y puede que no aconsejen acudir a él como ya publicó la dirección en su momento. Debido a esto, la empresa va a modificar sus estatutos para que en caso de que esa refinanciación tenga que realizarla con fondos propios no suponga un problema. Para ello, se va a aprobar en la próxima Junta General de Accionistas, la modificación de la normativa para que permitir la posibilidad de una ampliación de capital de hasta el 50% máximo, de la que el 20% podría ser sin derechos de suscripción, lo cual va en perjuicio claro de los actuales accionistas.

Sin tener certezas, pero ayudándonos en la exposición de la realidad actual, es posible que el valor pueda buscar de nuevo las resistencias tras haber funcionado de forma clara el soporte de los 10,5-11 céntimos. Ello muestra que los peores momentos de esta empresa se han superado y las perspectivas son positivas, apoyadas en los siguientes pasos a seguir del plan estratégico elaborado por la dirección. No vamos a dejar de pensar por ello que el camino será de rosas. Hay muchas espinas de por medio que se traducen en la dificultad para poder romper las resistencias de 0,15 euros y pasar a buscar nuevos objetivos en los 0,30 euros. Sin embargo, hace tiempo que no se veía la luz al final del túnel, y 2020 ha traído la estabilidad perdida.

1.515 visitas

Ibex: el patito feo

Mención especial merece el comportamiento del Ibex, la auténtica cruz entre todos los índices de los dos últimos meses.

Se puede apreciar en el siguiente gráfico como el índice no ha llegado siquiera a alcanzar el nivel mínimo de rebote del 38% de Fibonacci, mientras que el resto de índices europeos han sobrepasado el 50%. Esos niveles, coinciden aproximadamente con el hueco que dejó en su caída el 11 de marzo, por lo que hasta que no cierre dicho hueco no vemos un posible cambio de tendencia en el medio plazo.

Los múltiples motivos que pesan sobre el índice español son de todos conocidos: índice sobreponderado en un sector bancario en decadencia, país muy dependiente del sector turístico y gobierno poco proclive a tomar medidas laxas de carácter fiscal para el apoyo a las empresas.

Sin embargo, sí tenemos una noticia menos pesimista sobre el índice español. Si analizamos la tendencia de largo plazo del Ibex total return (con dividendos incluidos), parece que los mínimos ya los hemos podido tocar en marzo, ya que ha ido justo a pararse en esa tendencia que comienza nada más y nada menos que a principios de los 90, como observamos en el gráfico más abajo:

Por lo tanto, esperamos nuevas bajadas para los próximos meses siguiendo la tendencia general de los mercados, por lo que es más que posible que el Ibex vaya de nuevo a buscar los suelos de marzo. Sin embargo, no esperamos que rompan esos suelos, o como mucho que la ruptura sea simplemente una dilatación a los niveles de 2002 que genere oportunidades de compra para los inversores más atrevidos.

308 visitas

Análisis acciones IBEX: Santander, Inditex e Iberdrola

Analizamos en este artículo tres importantes valores del índice Ibex español, cada uno de un sector y con comportamiento muy dispar desde que tuvo comienzo la crisis sanitaria. Hay que comenzar situándose en la perspectiva global de los mercados en estas fechas. Mientras que los principales índices europeos han conseguido rebotar en torno al 50% de la caída comenzada a finales de febrero, el índice español apenas ha conseguido recuperar un 30% de la misma.

En caso de que la volatilidad repunte y veamos nuevas caídas de los índices mundiales en las próximas fechas, como hemos comentado en un artículo publicado anteriormente, nos podría llevar a niveles interesantes de entrada en estos valores que pasamos a analizar.

BANCO SANTANDER

Tras abandonar el nivel de los 3 euros, soporte que aguantó la acción en todas las anteriores crisis desde principios de siglo, el precio ha entrado en terreno casi desconocido y con unas perspectivas técnicas muy negativas.
A pesar de la elevada sobreventa y que se está intentando agarrar al 1,80 euros, es más que probable que veamos niveles más bajos, sin descartar llegar a los 150 céntimos en la acción en los próximos meses. Esos serían bueno niveles de compra para buscar a medio plazo un rebote a las nuevas resistencias históricas de los 3 euros. En cualquier caso, no hay que olvidar que el valor es bajista a largo plazo y siempre dificulta la toma de posiciones alcistas en plazos menores.

INDITEX

Aquí nos encontramos a una acción históricamente alcista que está confirmando el cambio de tendencia. La acción ya rompió a principios de 2018 la tendencia alcista y, actualmente, acaba de perder la media móvil mensual de 200 sesiones. Volver a buscar los soportes de los 18 euros es probable si se confirma la continuidad de la crisis que tanto daño ha hecho en su sector.

IBERDROLA

Por último vemos un valor del sector utilities que tan buen comportamiento ha tenido en los últimos años. Impecable tendencia alcista desde mediados del año 2012. Ya vimos grandes niveles de sobrecompra durante el pasado año y, a comienzos de 2020, ha marcado un triple techo en niveles superiores a los 11 euros que tardaremos en ver romper. Niveles entre 7,5 y 8 euros serían buenos precios de compra confiando en que mantenga su tendencia alcista de largo plazo.

943 visitas

S&P 500 y DAX alemán: perspectivas mayo y junio

Comentábamos el pasado mes que mientras el azote de la pandemia Covid-19 siguiera golpeando a la que sigue siendo por ahora la primera economía del mundo, no esperábamos una recuperación de los mercados y sus principales índices S&P 500 y DAX alemán a corto plazo.

Sin embargo, entre finales de abril y principios de mayo, los mercados han conseguido rebotar de forma significativa, apoyados en los fuertes estímulos de los bancos centrales y el apoyo de los gobiernos al sector empresarial. Estamos viendo cifras de desempleo y caída de la producción no vistas desde hace décadas por lo que los niveles actuales de los mercados se pueden considerar casi de «milagro».

Las elevadas inyecciones de liquidez de los bancos centrales de todo el mundo y los bajos tipos de interés, negativos en la eurozona desde hace ya tiempo, están dopando los mercados de tal manera que el mayor miedo pasa ahora por una crisis de deuda mundial, lo que convertiría la situación en algo realmente insostenible.

Para empeorar esta situación más si cabe, vuelven a surgir las viejas rencillas entre las dos grandes potencias mundiales de EE.UU. y China, y es que de cómo salga cada uno de esta crisis, puede poner en juego la supremacía mundial para las próximas décadas, cuestión nada baladí por otra parte.

Pero no todo van a ser noticia negativas para la economía, los científicos están poniendo de su parte y, aunque hasta dentro de un año al menos no veremos vacuna, si se espera para este verano alguna combinación de medicamentos que puedan poner freno a la enfermedad. Pero ¿cómo estará la economía mundial para entonces? Las predicciones no son nada halagüeñas para el 2ºT, pero no perdamos de vista que los mercados siempre anticipan las noticias, por lo que cuando las positivas comiencen a llegar, ya habremos tocado suelo semanas antes.

El S&P 500 ha conseguido rebotar hasta los niveles del 61% de Fibonacci de toda la caída, mientras que el Dax no ha llegado a esos niveles pero ha sido uno de los índices europeos con mejor comportamiento, superando ampliamente su rebote el 50% de la caida.

Mención especial merecen aquí el comportamiento de los índices Nasdaq e Ibex, cara y cruz de los dos últimos meses. Mientras que el primer ha realizado casi una vuelta en V apoyado en los valores tecnológicos, el segundo no ha llegado al nivel ni del 38% de retroceso de Fibonacci. Los múltiples motivos que pesan sobre el índice español son de todos conocidos: índice sobreponderado en un sector bancario en decadencia, país muy dependiente del sector turístico y gobierno poco proclive a tomar medidas laxas de carácter fiscal para el apoyo a las empresas.

Volviendo a los índices objetos de este artículo, y como se puede apreciar en los gráficos anteriores, ambos presentan un movimiento muy parecido y han marcado resistencias importantes durante la primera quincena de mayo. Actualmente se mueven en la parte baja de un canal lateral, pero todo apunta a que pueden romper por abajo en los próximos días cuando acompañe la volatilidad de nuevo. Hay que tener en cuenta que las economías apenas se están abriendo por el temor a los repuntes de la pandemia, y cada día que pasa en esta situación es aumentar más la probabilidad de unos resultados catastróficos para el 2º trimestre del año.

Conviene recordar como dato estadístico, que aunque todas las crisis tienen orígenes distintos, en las dos últimos sufridas en el actual siglo (tecnocom y subprime), se han hecho dobles suelos de mercado, donde el segundo de ellos ha sido igual o inferior al primero y generándose ambos con un margen de 5-6 meses entre ellos.

Para terminar recordaremos el refranero bursátil: «sell in May and go away». Octubre suele ser un mes de suelos de mercado y encajaría con los plazos citados anteriormente de las dos últimas recesiones. En cualquier caso, todo hace esperar que esta crisis de origen sanitaria sea más profunda aunque de duración menor que las dos anteriores, siempre y cuando la guerra comercial o una posible ampliación de los diferenciales de deuda no nos deriven al precipicio.

650 visitas

DÍA: recogida de beneficios tras resultados

Ayer día 12, Día presentó unos resultados del 1ª trimestre de 2020 esperanzadores para el futuro de la compañía. Tras un adelanto de la mejora en las ventas comparables de marzo y los datos de incremento de cuota de mercado previos a la publicación, los resultados de la empresa fueron positivos si nos fijamos la mejora significativa de su ebitda (61 M) respecto al año anterior (17 M). El plan estratégico puesto en marcha el pasado año continua su rumbo y nada ha perturbado la hoja de ruta del magnate ruso, mientras el viento del confinamiento y la crisis sopla a favor de la cadena alimenticia.

¿Por qué una caída entonces tan abultada tras resultados? La respuesta podría hacerse con otra pregunta: ¿realmente ha sido abultada? Desde mínimos de marzo, Día se preparaba para recibir los resultados con una revalorización de un 175%. En estos momentos la empresa lucha por salvar el primer soporte de los 0,13 euros, un 140% por encima de los mínimos de hace dos meses.

Evidentemente, la caída del precio es porque una vez más las expectativas habían superado a la realidad de la empresa. A pesar de la mejora significativa en Ebitda, ventas comparables y cuota de mercado por los motivos explicados en artículos anteriores, la empresa tiene un lastre más que significativo, la enorme deuda con vencimiento para los dos próximos años.

Como ya explicaba Moody´s el pasado mes y no le falta razón (cierto es que es una agencia que perdió gran parte de su crédito con la crisis mundial de las subprime), Día es más que posible que no pueda hacer frente a su deuda y la solución más probable será que tenga que renegociar con sus bonistas. Esto es un lastre considerable en el precio de la acción, a pesar de que sus indicadores muestran que la empresa nada tiene que ver con la que el pasado año estaba al borde de la quiebra. No conviene olvidar también, el enorme potencial y activo que tiene Día con su red de tiendas, la mayor de una cadena alimentaria de España.

Una vez expuesta la situación de la empresa y su evolución en los últimos meses nos fijamos ahora en el aspecto técnico del valor.

El doble techo que se ha originado en torno a los 0,15 euros, coincidiendo con el hueco de noviembre es más que significativo. Esta figura técnica es muy importante y no esperamos que rompa dichos niveles en el corto plazo. A esto hay que sumarle que se ha roto la tendencia alcista que llevaba desde mínimos de marzo. Actualmente, la empresa está luchando por mantener los niveles de 0,13 euros, donde se encuentra con el soporte del hueco de noviembre. Si los mantuviera sería una señal de fortaleza importante ya que no anda muy lejos de las resistencias comentadas para volver a atacarlas o formar una tendencia lateral en esos precios. En caso de romper a la baja, los siguientes soportes están en torno a 0,115, que son los más probables que busque ya que coincide con el 38% de Fibonacci de toda la subida desde marzo, y a partir de ahí buscar una canal lateral entre esos niveles.

En definitiva, la evolución de la empresa tras los cambios en el accionariado y dirección del pasado año sigue siendo positiva y se espera que confirme esa línea con los resultados del segundo trimestre. La corrección del precio actual entra dentro de lo normal tras la evolución de los dos últimos meses para una empresa en crecimiento. Aunque el hándicap de su deuda es algo que va a continuar lastrando al valor durante todo el año, no tiene por qué impedirle que continúe su evolución, ya que tanto la mejora de la empresa como la situación económica actual le favorece.

838 visitas

S&P 500 y DAX alemán: perspectivas abril

Tras la debacle de todos los índices en el mes de marzo, comenzamos abril con nuevas bajadas tras los rebotes de final de mes. Se acepta por parte de todos los países que la recesión global es un hecho a confirmar en las próximas publicaciones de los PIB de los dos primeros trimestres de 2020.

En Europa la situación del covid-19 comienza a estabilizarse y se espera que a lo largo de mayo y junio pueda volver a reactivarse la actividad económica paulatinamente. A pesar de no haberse aplicado medidas fiscales globales para toda la eurozona ni de haber alcanzado un acuerdo común para la emisión de eurobonos, desde el punto de vista monetario si se han aprobado grandes ayudas que esperan poder revitalizar la economía a partir del verano.

Por su parte, todos los países han hecho grandes esfuerzos en endeudamiento para apoyar al sector empresarial de cara a conseguir que los datos de desempleo no sean excesivamente escandalosos para los próximos meses y se pueda recuperar el consumo en el corto plazo. Como consecuencia, el incremento de la deuda global sí se estima que sea muy elevado de forma que aunque ahora es la menor de las preocupaciones, sí puede ser un futuro problema en caso de incrementos de primas de riesgo de los países, ya que por la parte de los tipos de interés se presumen estables durante bastante tiempo.

Desde el punto de vista técnico, el Dax rompió la media móvil mensual de 200 sesiones el pasado mes, y el rebote que tuvo posteriormente, fue justo a parar ahí, por lo que se antoja la primera resistencia importante a batir para ver una recuperación del índice alemán. Se espera que el resto de índices europeos tengan un comportamiento similar, excepto nuestro ibex que irá más al ritmo que marque el sector bancario.

En EE.UU por su parte, la crisis sanitaria no acaba más que empezar. A pesar de ser ya de largo el primer país del mundo con más infectados, las escasas medidas tomadas por los estados en el comienzo de la crisis (algunos aún siguen con medidas muy livianas), auguran dos o tres próximas semanas donde se esperan auténticos datos catastróficos en los que la incertidumbre sobre las medidas a tomar y cómo pueden afectar a la economía, pueden provocar un nuevo hundimiento de las bolsas.

Si no fuera suficiente con todo esto, la falta de acuerdo en la oferta de producción petrolífera entre la OPEP y Rusia con la reunión pospuesta que debería haber tenido lugar este fin de semana, provoca un nuevo ingrediente de incertidumbre para los mercados en estos comienzos de abril.

Desde el punto de vista técnico, el S&P rompió el pasado mes la media móvil semanal de 200 sesiones y el intento de rebote fue a parar en dicha media que actuó como resistencia. Mismo movimiento que realizó el Dax con la media móvil mensual, por lo que afianza la importancia de este indicador a la hora de esperar un mejor tono en los mercados.

Mientras la pandemia en los EE.UU no sea controlada, recordemos que sigue siendo la primera potencia mundial y el auténtico motor de la economía global, no vemos una recuperación de los índices en el corto plazo y sí una vuelta a mínimos de marzo.

Solo la ruptura de las resistencias anteriormente comentadas podría llevarnos a una recuperación de los mercados. Seguimos pensando que ésta podría ser más rápida que en la última crisis de 2008 por su naturaleza, aunque quizás pensar en una subida en forma de V sea demasiado optimista.

393 visitas

DÍA & GLOVO: entendiendo el estado de alarma

Tras los resultados del 4ºT de 2019, donde se puso de manifiesto todas las irregularidades que había tenido la empresa en el pasado año, la acción hizo mínimos en 5,4 céntimos de euros, precio que solo podía representar a una empresa al borde de la quiebra. Sin embargo, habíamos escuchado algunas buenas noticias entre tanta maleza referente al valor. Se había cubierto la ampliación de capital, se consiguió renegociar la enorme deuda con los bancos y se había contratado a una cúpula directiva con dilatada experiencia y éxito en el sector. Día tan solo necesitaba un empujón para cambiar su tendencia enormemente negativa que le había hecho perder los soportes anteriores en 0,09 euros.

Y ese empujón llegó. El 9 de marzo hizo mínimos justo cuando la epidemia del covid-19 comenzaba a ser una amenaza seria para el país y se vislumbraba la tragedia que comenzaríamos a sufrir durante el resto del mes. Al final de esa semana, el gobierno declararía el estado de alarma y el valor ya se había revalorizado por entonces más de un 25% desde sus mínimos (llegando incluso al 72% un día antes). Como siempre, la bolsa anticipa los acontecimientos y en Día no iba a ser menos.

Ayer, las acciones ya habían subido más de un 150% en menos de un mes, pocas empresas se han visto tan beneficiadas por el confinamiento como Día. Sin embargo, si su cúpula directiva no hubiera entendido tan bien la nueva situación, no podríamos haber visto tal recuperación en el valor.

Además de funcionar de forma extraordinaria su canal online, la empresa se ha reforzado con una importante alianza con Glovo, que le ha hecho potenciar su negocio de servicio a domicilio, convirtiéndole en una referencia en este sector actualmente y cubriendo nuevas zonas geográficas a las que no llegaba. Sin duda alguna, el ser el supermercado con una mayor red de tiendas junto con el concepto de proximidad de las mismas al encontrarse dentro de las ciudades, es otro de los motivos por lo que los clientes se han decantado por la compañía. El alargamiento del periodo de confinamiento que se confirmará mañana y su alianza con Glovo no hará más que reforzar su posición a corto plazo y mejorar sus perspectivas de facturación para los dos primeros trimestres de 2020.

Desde el punto de vista técnico, una vez superada la resistencia de los 9-10 céntimos, al valor aún le queda por confirmar el cambio de tendencia a medio plazo cerrando el hueco dejado en 0,15 euros. Este viernes no ha podido cerrarlo, pero con las buenas perspectivas a corto plazo de la compañía, no sería de extrañar que pudiera conseguirlo en los próximos días, independientemente de que consolidara niveles antes de continuar con la subida.

Si tapa el hueco de 0,15 euros, las siguientes resistencias están en 0,30 euros y 0,60 euros, pero para aproximarse a ellas tendrán que consolidar la buena línea de la empresa cuando acabe toda esta situación y afianzar el incremento de cuota de mercado frente a sus competidores que está consiguiendo actualmente de forma que no se quede en una situación coyuntural. No olvidemos que la empresa tiene que hacer frente a unos 900 millones de deuda con vencimientos en los dos próximos años por lo que se antoja más que necesario que se siga ejecutando el nuevo plan estratégico que anunció la entidad de forma que se consolide su crecimiento una vez superada la pandemia.

277 visitas

IBEX-35: vuelta a los 10.000 puntos, ¿y ahora qué?

Tras el doble suelo que realizó el índice en agosto del pasado año, el Ibex ha tomado un rally en los últimos seis meses que le ha llevado a casi tocar los niveles psicológicos de los 10.000 puntos.

Tras el pequeño paréntesis que ha tenido durante el mes de enero por el efecto coronavirus, la inyección de liquidez que ha vuelto a dopar los mercados (en este caso desde China, principalmente) y la ayuda en la continuidad de los buenos resultados bursátiles, ha confirmado la tendencia alcista a medio plazo del índice.

La cercanía a la barrera de los 10.000 puntos, la subida de un 6% en la primera quincena de febrero, las zonas de resistencias a las que se han acercado las acciones bancarias, principales causantes del ascenso de las dos últimas semanas, junto con los niveles de sobrecompra actuales, son un conjunto de razones que hacen más que probable que asistamos a una corrección a niveles de 9.700-9750 (hueco de corto plazo). Solo en caso de que el mercado encuentre razones de mayor calado para ello como, por ejemplo, la acentuación de la crisis en China por la continuidad del coronavirus, podría provocar que el índice se aproximara a la zona de los 9.500 puntos donde se marca la zona de tendencia alcista actualmente.